. . .

Un historia real de un kick boxer. La vida golpea duramente, pero esto es lo que nos hace fuertes, esto es lo que nos diferencia de los débiles, tenemos que seguir luchando, así es como se forjan los campeones.

El coraje de vivir

Escena 1 (interior cementerio)

Juan Pinilla se encuentra completamente solo delante de una sepultura. Parece pensativo y nostálgico.

Voz en off: “Me llamo Juan Pinilla, y aunque pueda parecer lo contrario, soy un ser humano. Todo ser humano tiene su propia historia. Mejor, o, peor, pero… la tiene. ¡También yo, por supuesto!. Aunque…, quizá, no lo supe hasta ahora; tal vez, no sea muy edificante, pero, simplemente es la que es. Y es así, como la voy a contar”.

Escena 2 (estación de ferrocarril, interior, día)

Hay gente preparada para subir a un tren que va a partir. Un niño pequeño contempla todo con curiosidad. Tiene la vista perdida sobre un   lejano. Una voz femenina rompe su ensoñación.

Timbre femenino: -¡Vamos, vamos, que el tren se marcha!

Escena 3 (tren en marcha, día)

Voz en off: “Este es el punto de arranque de mi historia. Detrás de mí, se quedaba un país, España; delante de mí, se presentaba otro, Bélgica. ¡Me preguntaba, como recibiría!”

Escena 4 (aula escolar, interior, día)

Juan se halla conversando con dos compañeros, en los pasillos de un colegio. Se halla apoyado sobre una de las paredes, con un cigarrillo entre sus labios. Los otros dos chicos también lucen sendos cigarrillos.

Compañero 1: -¡Oye, Juan! ¿Vamos a pelearnos, hoy, con los belgas?.

Juan (contrariado): ¡No me llames Juan! ¡Me llamo Jean! ¡Estoy harto de decírtelo!

Compañero 1 (conciliador): -¡No te enfades, hombre! Tú eres español, y ese es tu verdadero nombre.

Juan: -¡Pero, ahora estoy en Bélgica!¡Y, aquí me llamo Jean! Me gusta más ¿vale?

 Compañero 2: -¡Vale, lo que tú digas! ¿Vamos a por los belgas?

Juan (rotundo): -¡No, hoy no me apetece! ¡No tengo ganas!

Compañero 2 (desilusionado):-¡Vamos, Jean!, ¿qué te pasa?

Juan: -No me pasa nada. Ya, os he dicho que, hoy, no tengo ganas de bronca con nadie.

Compañero 1:-¡Vaya una mierda! ¡Joder! ¿Es que te has vuelto marica como ellos?

Juan (irritado, empuja a su compañero contra la pared): -Si vuelves a repetir eso, te parto la cara. ¿Está claro? Si tenéis ganas de follón, hacerlo vosotros, si tenéis cojones.

Juan abandona el pasillo, lanzando su cigarrillo contra el suelo, furiosamente.

Escena 5 (gimnasio, interior, día)

Juan aporrea, con furia, un saco de boxeo.

Voz en off: “Como la mayoría de mis compañeros de clase, quería ser mayor. Mejor dicho, jugaba a ser mayor. Por eso, fumaba. Pero, por suerte para mí, el deporte era mi auténtica droga. Lo malo, era que no apaciguó mi carácter violento. Incluso, el conocimiento de las artes marciales, me volvió más agresivo.

Juan entra en el vestuario para ducharse y cambiarse de ropa.

Escena 6 (casa de los Pinillas, interior, noche)

Juan entra en la casa, donde están sus padres, reunidos con otros matrimonios amigos. Saluda discretamente, sin entusiasmo. En el grupo hay varios adolescentes, y entre ellos hay una bella jovencita, llamada María.

Padre (dirigiéndose a Juan): -Juan, hijo, ¿quieres sentarte con nosotros? Estamos recordando los viejos tiempos.

Juan (molesto): -Esos temas no me interesan. Y, por favor, papá, deja de llamarme Juan. ¡Mi nombre es Jean!

Padre (disgustado): -¿Qué puñetas estás diciendo? ¿Desde cuando has renegado de  tu nombre?

Juan (indiferente): -No he renegado de nada. Ese era mi nombre en España, pero, ocurre que ahora estamos en Bélgica. Y aquí las cosas son diferentes. ¡Te guste o no, papá!

Padre (enojado): -¿Qué quieres decir?, ¿qué demonios significa toda esa verborrea? ¡Explícame esa forma de hablar, jovencito!

Juan (retador): -¡No hay nada que explicar!¡Me importan, un carajo, vuestras ideas marxistas, socialistas, revolucionarias, o, lo que sea!¡Nada tengo que ver con ese rollo de la política!

Padre (muy irritado, alzándose): -Pero, ¿quién coño te has creído que eres?. ¿Te crees, acaso, el fundador del nazismo, o la copia gemela del fascismo?

Madre (mediadora): -¡Será mejor que nos calmemos todos! Hijo, ¿por qué no acompañas a María, al jardín?

Padre (indignado): -¡No irá a ninguna parte! Al menos, hasta que sepa comportarse como una persona civilizada.

Madre (suplicante): -¡Por favor, querido! Tengamos un poco de tranquilidad. Déjalo ir.

Padre (aceptando): -¡Está bien!¡Pero después, tú y yo, tendremos una conversación, jovencito!¡Vete de mi vista!

Escena 7 secuencia 1ª (jardín interior noche)

Juan y María pasean por el jardín. Guardan silencio.  Él parece muy contrariado; ella decide romper el silencio.

María (cautelosa): -¡Buena se armó allí adentro! ¡Menuda bronca!

Juan (irónico): -Sí, es lo habitual en mi modélica familia. Mi padre quiere que, siempre, asista a sus mítines. Y, esta noche con más público que, de costumbre, se hallaba más inspirado.

María (sonriendo): -Se enfadó muchísimo. Hubo un momento en el que creí que te iba a atizar dos tortas.

Juan (mordaz): -Al viejo se le va toda la fuerza por la boca. Lo de siempre: amaga, pero no golpea. Si practicase el boxeo tendría un envidiable juego de piernas. En cambio, como pegador, no cazaría ni moscas.

María (con curiosidad): -¿Por qué os lleváis tan mal? Es triste que suceda eso entre padre e hijo.

Juan (indiferente): -¡Va!¡Qué más da! Es lo que hay. ¡Cómo en un cuadrilátero! Es difícil combinar el estilo de un púgil con el de otro que sea cintador.

María: -¡Oye, Jean! ¿Por qué hablas, siempre, de boxeo, de artes marciales y de púgiles? ¿Es qué, sólo te importan la lucha, la camorra y la violencia?

Juan (deteniéndose): -¡No, también me gustan el sexo y la aventura!

María (curiosa): -¿El sexo y la aventura? Eso suena a película de cine.

Juan (solemne): -Es así como concibo la vida. Y es así como deseo que sea la mía.

María (con prudencia): -Has hablado de sexo. ¿No te parece algo superficial, hueco, como vacío?

Juan (sorprendido):- ¿Por qué? ¿Es así como lo consideras? ¿El sexo es como la aventura: un instinto de conservación. Necesito sorber la aventura, porque necesito respirar, saber que vivo. Y necesito saborear el placer del sexo, porque necesito alimentar esa vida.

María (algo confusa): -Pero…, ¡no sé! ¿Cómo puede hablarse de un sentimiento, si no existe ese mismo sentimiento?

Juan (sorprendido): -¿Qué sentimiento? El sexo no es más que una acción vital y necesaria. Como el comer, beber, o dormir.

María (meneando la cabeza): -¡Suena horrible! ¡Casi repugnante!.

Juan (sonriente): -¿De veras?. ¿Cómo lo sabes? ¿Lo has probado alguna vez?.

María (requebrada): -Bueno…, la verdad, es que,…, ¡todavía no!

Juan (asintiendo con la cabeza): ¡Ya lo suponía! ¡Estaba seguro!.

¿Cómo puedes calificar algo que no conoces?.

María (defensivamente): -Es lo que se dice. Una chica, solo debe hacerlo, como un deber de esposa, cuando contrae matrimonio.

Juan (rompiendo a reír): -¡Ja, Ja, Ja! ¡Qué idiotez! Eso es lo que se dice en España. Allí están en el Paleolítico; pero, esto es Bélgica y estamos en Europa.

María (con firmeza): -Yo solo podría hacer el amor, con alguien, de quien me enamorase. Entonces, no me importaría.

Juan (astutamente): -¿Y tú, María, estás enamorada?.

María (ruborizada): -¡Bueno, sí, lo estoy!. Pero, ¿a ti que te importa?.

Juan (encogiéndose de hombros): – Sólo era curiosidad. Una pregunta de amigo. Se supone que lo somos, ¿no?.

María (excusándose): -¡Claro que sí!. ¡Discúlpame, Jean!.

Juan: -¡No tiene importancia!. Por cierto, ¿quieres conocer uno de mis secretos?. ¡Un secreto de amigo!.

Juan y María, cogidos de la mano, van a una especie de cobertizo, acondicionado como pequeño gimnasio.

Si quieres conocer más de la historia, suscribete a www.todokickboxing.com, esta historia solo estará disponible para auténticos seguidores. ¡Suscribete!

Suscríbete a nuestro boletín y recibe un aviso para recordar la retransmisión en directo.


Mantenenos tus datos en privados y solo los compartimos con los terceros que hacen posible este servicios. Lee nuestra política de privacidad.

Compartir
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Product added successful